COLUMNA VERTEBRAL

 










Que de tu espalda
nunca se borre la huella
que conduce al cielo(me dijo)
mientras coleccionaba
el tiempo que tardaría
en explorar ese camino.

Contricta como una serpiente
me crezco, me ondulo lateral
el cuerpo extendido y sin piel.

Prensiles, curvados y macizos
sus dientes muerden el surco virgen.

En un descuido

mi lengua bífida lo traga.

1 comentario:

  1. Todos son excelentes textos. Todos me han gustado mucho. Pero aquí Claudia dejo mi agradecimiento a tu permitir que te leamos. Aquí donde esa lengua bífida atrapa. Fernando Reyes Franzani.

    ResponderEliminar